Discos y pastillas de freno: cuándo hay que cambiarlos

pastillas de freno

Discos y pastillas de freno: cuándo hay que cambiarlos

Las revisiones de los discos y pastillas de freno son fundamentales para evitar poner nuestra vida en riesgo cuando nos encontramos en la carretera. Pero, siempre existen dudas sobre cuándo es el momento de cambiar estos elementos de nuestro coche. En Motor Pacífico contamos con una amplia experiencia para responder a esta pregunta y evitar esperar a que los discos y pastillas de frenos estén en malas condiciones.

Pero ¿qué son los discos de freno? Se trata de unos discos que giran con las ruedas y que cuando pisamos el freno estos se encargan de reducir la velocidad y lograr que el vehículo se detenga. Para ello, necesitan de la ayuda de las pastillas que proporcionan la fricción adecuada para que nuestro Skoda finalmente deje de moverse. Cuando los discos y las pastillas no están en buen estado, el vehículo puede no frenar.

Los discos se cambian cada 120.000 kilómetros

Es una cifra aproximada, pero que será útil para mantener un control sobre los discos de frenos. ¿Cuándo podemos detectar que algo no va bien? Si cuando pisamos el freno el pedal vibra o se produce un chirrido agudo, convendría acudir a un taller cuanto antes para revisarlos. Es muy posible que sea el momento de cambiar los discos, ya que pueden estar desgastados o presentar algún daño.

Además, cuando los discos se encuentran en mal estado, el coche puede desplazarse hacia un lado cuando frenamos e incluso vamos a tener que pisar muy a fondo el pedal para que el vehículo finalmente se detenga. Ante todos estos signos es importante resolver el problema cuanto antes. El sistema de frenado es imprescindible no solo para que nuestro coche pare, sino para no poner nuestra vida en peligro.

Las pastillas de frenos se cambian a los 60.000 kilómetros

Las pastillas de frenos sufren un mayor desgaste que los discos y es por esto por lo que cambiarlas debería de hacerse de manera más frecuente, aproximadamente, a los 60.000 kilómetros. No hacer esto o no llevar el coche a revisar las pastillas puede tener consecuencias, ya que para que el sistema de frenado funcione como debe estas tienen que estar en buen estado junto con los discos.

¿Cuándo las pastillas de frenos pueden avisar de que algo no va bien? A veces, al pisar el pedal de freno notaremos que está duro y esto puede indicar que las pastillas están cristalizadas (algo que puede ocurrir en invierno), que tengan grasa o cualquier otro tipo de problema. También, debemos tener precaución si nos damos cuenta de que la frenada no es efectiva, es decir, que la distancia de frenado ha aumentado.

Frenos en mal estado y riesgo de accidente

El mantenimiento de un coche no es algo que pueda esperar. Si los discos deben cambiarse cada 120.000 kilómetros y las pastillas cada 60.000 kilómetros esto es algo que hay que hacer. El riesgo de accidente en carretera puede aumentar de manera considerable si nuestro coche no está en buenas condiciones. Un sistema de frenos deficiente puede provocar que nuestro vehículo no se detenga y colisione.

En Motor Pasion tenemos talleres a nuestra disposición si hemos adquirido un coche de ocasión o estamos disfrutando de todas las ventajas que ofrece el Renting. En este último caso, no debemos preocuparnos por el mantenimiento, ya que no tendremos que abonarlo nosotros, pues estará incluido en el coste mensual.

No hay excusas para no cuidar de los discos y pastillas de freno de nuestro Skoda, ya que no solo está nuestra vida en riesgo, sino la de los demás y la de los ocupantes que podamos llevar en nuestro vehículo. Un sistema de frenos en mal estado es peligroso. Por lo que conviene que hagamos el mantenimiento cuando toque.

lets
esttfani.conceicao@letsmarketing.com
No Comments

Post A Comment